Trigo Sarraceno, el grano desconocido

Originario de Asia, fue importado a Europa en la Edad Media. El trigo sarraceno o también conocido como alforfón es un pseudocereal como la quinoa.

Este grano, de sabor intenso, presenta una proporción de proteína y fibra similar a la del trigo común, mucho más alta que la del arroz, mijo, o maíz.
No contiene gluten, por lo que se antoja una opción perfecta para celiacos.
Además de lo anterior, señalamos las principales propiedades que hacen a este alimento una oportunidad más para enriquecer nuestra alimentación:
• El grano es rico en proteínas de alto valor biológico, es decir, proteína con una cantidad elevada de aminoácidos esenciales. Particularmente rico en el aminoácido lisina, escaso en los demás cereales. La lisina desempeña un papel esencial en la absorción de calcio, en la construcción de proteínas musculares, etc. Siendo un alimento ideal en dietas vegetarianas y veganas.
• Es rico en antioxidantes.
• Su contenido en vitaminas del grupo B junto con su aporte de hierro son buenos aliados contra la anemia.
• Tiene un gran aporte de fibra, está recomendado en caso de estreñimiento y para mantener en buen estado de la flora intestinal, además su tipo de fibra, está recomendada para aumentar la saciedad en dietas para pérdida de peso.
Regula los niveles de azúcar en sangre, es uno de los granos más recomendados para controlar la diabetes.
Regula el colesterol en sangre, aumentando el HDL (colesterol bueno) y disminuyendo el LDL (colesterol malo), gracias a su contenido en grasas saludables como (ácido oleico, linoleico).

Las principales maneras de incluir el trigo sarraceno en la dieta son:
• Se puede usar el grano cocinado, como arroz o junto a legumbres,
• En copos o hinchado en desayuno
• Su harina puede utilizarse para elaboración de pasteles, crepes o pan.

Trigo sarraceno con verduras.

  • Ingredientes:
    1 cebolla pequeña
    1 zanahoria
    1/2 calabacín
    1 tomate
    250 gr. trigo sarraceno
    500 ml de agua
    Sal
    Aceite de oliva.
  • Elaboración:
    1. Cortar en dados pequeños la cebolla, la zanahoria, el calabacín y el tomate.
    2. En una olla calentar un poco de aceite y añadir la cebolla, dejarla durante unos minutos hasta que empiece a dorarse y añadir la zanahoria, repetir la operación igual que con la cebolla y añadir el calabacín. Esperar unos minutos y terminar con el tomate cortado en dados o triturado con la batidora
    3. Una vez preparado el sofrito, remover y verter dos medidas de agua por una de trigo sarraceno.
    4. Añadir sal al gusto a la mezcla anterior y dejar cocer a fuego medio durante 30 minutos o hasta que se consuma el agua.

Esta receta se puede incluir como un plato principal, siendo una buena forma de enriquecer nuestra alimentación de manera saludable.

  • Añadiendo trigo sarraceno como principal alimento conseguiremos incluir en nuestra dieta, además de aminoácidos de alto valor biológico que no contienen otros cereales, un aporte extra de fibra.
  • Además de las características antioxidantes tanto del trigo como de la verdura.
  • Conseguiremos también bajar los niveles de colesterol en sangre.

En resumen, el trigo sarraceno brindará a tu dieta un buen aporte de fibra, aminoácidos esenciales, vitaminas del grupo B, hierro y antioxidantes. Además es apto para celiacos.

Esperamos haber contribuido a abrir nuevos horizontes culinarios, si desea probar este maravilloso grano no dude en pinchar aquí, le aseguramos que el trigo sarraceno no le defraudará

María de la Rubia Pérez. Estudiante Ciclo Superior en Dietética. Colegio Zalima

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *