SUPLEMENTOS DEPORTIVOS BARATOS. ¿QUÉ HAY DETRÁS DEL LOW COST?

Como deportista alguna vez he pensado que la tienda de suplementos “low cost” próxima a cualquier gimnasio se parece a una tienda de comida rápida. No es sólo por que vende a precios realmente bajos, sino también porque promete felicidad inmediata (es decir crecimiento milagroso de la masa muscular o mejora mágica de tu rendimiento), y por que la juventud de su clientela es abrumadora.

Como sabéis NADIE REGALA NADA, NO HAY RESULTADOS MÁGICOS (hace falta buen entrenamiento y dieta, como bases) y LA IGNORANCIA, en nutrición deportiva y salud, muchas veces coge más desprevenidos a los jóvenes. Pero ¿qué hay realmente detrás de los suplementos deportivos baratos?

En este post me he propuesto dejar de lado los aspectos de marketing, presentaciones, publicidad etc. de los suplementos nutricionales, y centrarme estrictamente en hablaros de 3 ESTRATEGIAS COMERCIALES que explican la enorme diferencia de precios de suplementos “low cost”:

1) MENOR CONCENTRACIÓN DEL NUTRIENTE: un ejemplo claro lo hallamos en la baja cantidad de creatina pura hallada en los suplementos de creatina que frecuentemente incluyen azúcares y otros nutrientes para reducir significativamente su precio (y su efectividad).

2) PRESENCIA CORRECTA DEL NUTRIENTE, PERO EN UNA FORMA MENOS ASIMILABLE: éste es el caso clásico de los suplementos de proteínas.

Muchas veces has leído “proteína pura de alto valor biológico” y con esa misma denominación dos productos con precios muy diferentes. Esto es debido a que la más barata incluye proteínas de una fuente menos digerible o absorbible (por ejemplo se sustituye la proteína de suero por caseína o proteína de soja). Otra posibilidad es que incluya proteínas extraídas con métodos que diferencian sustancialmente su calidad o utilización por el organismo.
Un ejemplo claro es el de la proteína de suero (whey protein), en la que su precio varía según su forma de extracción sea una de las siguientes:

Whey Concentrada: es la forma menos procesada, pero contiene entre un 35% y un 80% de proteína, y por ello esta forma es la más económica.
Whey aislada: contiene más de un 90% de proteína, y por tanto suele ser un producto más caro.
Whey hidrolizada: es adecuada para aquellas personas alérgicas a la proteína de la leche o con problemas digestivos y su costo es mayor.

post costo de suplementos

Otro ejemplo de suplementos que usan nutrientes de una fuente económica pero menos efectiva para abaratar el costo, son las BEBIDAS Y GELES ENERGÉTICOS (habitualmente vendidos en grandes superficies) que incluyen solamente azúcar (de mesa) o glucosa. Estos son significativamente más económicos que los que incluyen una mezcla con fructosa, maltodextrinas y otros azúcares y que favorecen un mayor aporte de energía e hidratación durante el ejercicio.

3) DISTRIBUCIÓN DE SUPLEMENTOS QUE INGRESAN DESDE PAISES SIN CONTROL EUROPEO DE CALIDAD: éste es posiblemente el más peligroso de los casos de venta “low cost” de suplementos, por razones más que evidentes.

CONCLUSIÓN:

Los suplementos nutricionales se han convertido en algo normal, cotidiano y frecuente para el deportista. Al final de una carrera o durante ella hemos consumido bebidas isotónicas o una barrita o un gel energético; o tras un día de entrenamiento duro hemos complementado nuestra alimentación con un suplemento de proteínas para mejorar la masa muscular o recuperarla.

Su uso responsable es esencial para completar nuestro entrenamiento y mejorar en una competición. Los criterios que nos guían a la hora de elegir suplementos, NO DEBERÍA ser el consejo de un desconocido, el tamaño del envase ni un exagerado bajo coste en relación a otros similares.

POR EL CONTRARIO LOS CRITERIOS DE ELECCIÓN DEL SUPLEMENTO ÓPTIMO, EN ORDEN DE IMPORTANCIA, DEBERÍAN SER:
1.- El consejo de profesionales que basen su recomendación en la evidencia científica sobre la efectividad del suplemento en cuestión.
2.- La disponibilidad de fichas técnicas del producto que nos informen claramente sobre los ingredientes que incluye y su origen.
3.- Una relación calidad-precio basada en ingredientes que aseguren un suplemento de calidad, saludable, digerible y asimilable.

Dra. E.J. Gómez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *