Semillas de sésamo, crujientes y nutritivas, las conoces?

Las semillas de sésamo o ajonjolí ya se consumían en el antiguo Egipto y Grecia donde ya se le atribuían propiedades nutricionales y medicinales varias. Estas semillas se obtienen de la planta Sesamum indicum, y aún hoy en día no se tiene claro su ubicación originaria. Podemos encontrar semillas de sésamo blancas, negras y marrón claro. Todas las variedades tienen similares propiedades, si bien el sésamo negro es algo más rico en hierro.

INFORMACIÓN NUTRICIONAL Y BENEFICIOS PARA LA SALUD:

Las semillas de sésamo, pese a su diminuto tamaño, son muy nutritivas:

  • Son ricas en ácidos grasos insaturados (como lecitina, omega 6 y omega 9). La lecitina es una molécula que ayuda a reducir las grasas circulantes, entre ellas el LDL (colesterol malo).
  • Contienen fibra dietética por lo que contribuyen al normal funcionamiento del intestino.
  • Contienen antioxidantes (en especial vitamina E)
  • Aportan proteínas vegetales y son rica en el aminoácido metionina, que ayuda a mantener el correcto estado de la piel y el cabello.
  • Aportan vitaminas del grupo B (B1, B2, B3, B5, B6, B9), que son importantes para el normal funcionamiento del sistema nervioso y del sistema energético del cuerpo.
  • Contienen vitamina K y minerales como el calcio, magnesio, fósforo, zinc, silicio, cobre, boro, potasio, hierro, yodo y selenio.

 

NUESTRAS SUGERENCIAS PARA SEMILLAS DE SÉSAMO EN TU ALIMENTACIÓN DIARIA:

  • En ensaladas. Puedes añadirlas molidas o machacadas a un recipiente con aceite de oliva virgen extra, un poco de sal y vinagre o limón. Mézclalo todo bien hasta que emulsione y úsalo como aliño. También puedes espolvorear directamente las semillas sobre cualquier ensalada como toque final.
  • En yogures, batidos y bebidas vegetales. Nada más sencillo que enriquecer las meriendas y los desayunos con los nutrientes que nos aportan las semillas. Prueba a espolvorear las semillas de sésamo para un aporte extra de nutrientes energéticos.
  • En bizcochos, magdalenas o panes caseros. Prueba a añadirlas a la masa, obtendrás todas las propiedades nutricionales y un sabor delicioso con un punto crujiente de las semillas.

 

Autora invitada: Cristina Mª Moreno Suárez. Técnico Superior en Dietética y Nutrición Humana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *